Floralia Miel españa. Verdades y mitos sobre la miel

Miel. Verdades Y Mitos

La miel cosechada de forma artesanal y envasada sin ningún tratamiento, conservando la esencia que las abejas recogen de la naturaleza, es miel cruda. La miel en estado puro. Directa del panal a los botes. Sin pasteurizar y sin colorantes, aditivos, ni compuestos aromáticos.

Solo así, se mantienen intactos todos sus componentes antioxidantes, vitamínicos y enzimáticos que son los que hacen que la miel sea miel. Son los que definen la miel como tal. Si se alteran, modifican y/o destruyen, la miel ya no será miel, y pasará a ser una simple sustancia, viscosa y dulzona.


Si escribes en la barra del Google - Propiedades beneficiosas de la miel – aparecerán decenas o cientos de páginas que te enumerarán las bondades de dicho alimento. Y entre ellas, algunas, que tratarán de desenmascarar, cuan superhéroes de serie B, no se que mentiras, sin fundamentos.


Falsos mitos los hay. La miel no tiene la facultado de curar el catarro por sí misma. No puedes tomar una cucharada y esperar, cruzado de brazos, a que el catarro desaparezca. Ni aplicarla en una herida y esperar a que se difumine con la magia de un cuento visual de Guillermo del Toro.


La miel, no cura las heridas ni el catarro. Ayuda a curarlos, siempre y cuando se trate de miel. Esta es la primera premisa que hay que tener clara, a la hora de entrar en un debate sobre sus propiedades.  Puedes tener una réplica de Iphone importado de China muy lograda pero no puedes pretender que sea un Iphone, ni que se comporte como un Iphone.


Es un buen ejemplo para explicar la diferencia entre lo auténtico y la que no lo es. No obstante, en el caso del Iphone, podría tener sentido adquirir una réplica. Pues, al fin y al cabo, sin tener las propiedades de un Iphone, sí podría tratarse de un bonito, funcional y barato smartphone. 

Pero en el caso de la miel, la réplica no tiene mucho sentido porque, además de una diferencia de precio exigua, no tiene ninguna propiedad, más allá de la de un edulcorante.

La miel pasteurizada y/o tratada químicamente, es un producto que no tiene por qué ser malo, si pasa todos los controles sanitarios. Pero de miel solo tendrá el nombre.


España es la principal exportadora de miel cruda a  países de la UE, como Francia, Bélgica, Alemania y Austria donde existe toda una cultura entorno a la miel. Inversiones en I+D, revistas y magazines especializados, ensayos gastronómicos etc.. Y esto es, porque no especulan con la calidad de los productos básicos.

De los 30 millones de toneladas que se producen al año en España, unos 20 millones ( el 66%) se destinan a la exportación. Sin embargo nosotros somos los principales importadores de mieles de Asia.

Para superar tal incongruencia, lograr que los números se inviertan y que en España exista una cultura de la miel, el consumidor debe estar concienciado y bien informado. Para ello es necesario que los actores de la cadena agroalimentaria y las instituciones pertinentes, trabajen para ello. Después, el consumidor final será libre para elegir el producto, con las características y precio, que estime oportuno.